18 de August del 2016

Estufas de leña : Preparar el duro invierno.

Antes de la llegada del frio debemos ser precavidos y preparar el hogar para el invierno. Hay que barajar las distintas opciones, ya sea por el precio de inversión, por la rentabilidad o por eficiencia a largo plazo. Desde barbacoas-rooss recomendamos las estufas de leña, un sistema muy práctico y eficiente en términos económicos.
 
Una estufa de leña es una herramienta para calentar el hogar que trabaja con el mismo principio utilizado por las chimeneas, con el conocido como ?triángulo de fuego?. Ello requiere de tres elementos fundamentales para funcionar: combustible (en este caso la leña), carburante (oxígeno del aire) y energía de activación (chispa o llama), al combinar los elementos se produce la reacción química que da como resultado el fuego que produce calor e iluminación.
 
La estufa de leña se compone de una cámara de combustión, de acero o hierro fundido, cerrada para obtener un rendimiento óptimo, a diferencia de las chimeneas obtiene un provecho del 80% del calor producido. Las estufas de leña cuentan con una válvula ajustable para controlar la entrada de aire y así regular el calor de la combustión, con solo este detalle el rendimiento de la estufa es espectacular. Puede que una chimenea abierta tenga más encanto al apreciar como arde la leña, pero el rendimiento es mucho más pobre.
 
Si tenemos en cuenta el avance en los distintos campos tecnológicos, vemos que la estufa de leña continua siendo el sistema de calefacción más rentable tanto por economía como ecológicamente. La leña es un combustible renovable si se recolecta con responsabilidad. También su precio es menor respecto a otros combustibles, 6 veces inferior a la gasolina, gas o electricidad, y su humo menos contaminante y sus cenizas son biodegradables. Hay que evitar las maderas barnizadas, pintadas o tratadas con materiales químicos.
 
El diseño de las estufas puede ser muy variado, ya sean vanguardistas como retros son elegantes para decorar cualquier salón, aunque un mejor diseño puede encarecer el precio. Además la superficie de la estufa contará de una temperatura bastante elevada por lo que debe situarse en una zona donde no exista peligro, alejada de muebles, requiriendo en algunos casos revestir paredes de materiales ignífugos.